lunes, 5 de noviembre de 2012

NEBU

Ya era de noche, todo estaba en calma, los animales dormían, pero Shayra no podía dormir,  por más vueltas que daba en la cama, así que se deslizó fuera de su pequeña smobak, esto era como una especie de cobijo con forma esférica que hacian los Daery, que era un pueblo nómada, ya extinguido y consistía en la acumulación de ramitas, que contribuian a dar la estructura y la consistencia necesaria para resistir las inclemencias del tiempo, principalmente del viento, hierbas, musgo y barro, para darle solidez y hacerlo más confortable, a la vez que servía de camuflaje con el entorno, por eso eran prácticamente invisibles, las estrellas brillaban con fuerza en el cielo despejado, cuando Shayra notó un escalofrío al escuchar el viento en las ramas de los árboles, pues los Daery entendían el lenguaje de todas las cosas, así que, se apresuró en volver a su smobak, una vez dentro no sintió miedo pero pronto despuntaba el alba y sabía que el poblado despertaría, 
-Vamos Shayra, arriba, el sol ya sale por detrás de las montañas pintando el cielo de rojo, has de levantarte.
- Ya voy mami, es solo que...
Shayra se estremecio, 
-Sí, dijo Dayati, pues este era el nombre de su madre
- Es solo que esta noche he oído el viento
-Ah ¿y que decía? ¿Que nuevas cosas nos cuenta? ¿Va a venir pronto la lluvia?¿quizás el frío?
-Para para, mamá!!! Nada de eso, el viento hablaba de Garax
- No puede ser, si eso es cierto hay que convocar una reunión, hablaremos con el pueblo y tambien con Meneklir, el hijo de Malak
- Sí mamá todos sabemos quien era Malak, como olvidarlo era el más sabio del pueblo y le hizimos una gran ceremonia cuando el suelo tembló y le cayo aquel árbol encima.
- Pues por eso, apresúrate

Tanto Shayra como Dayati salieron de su smobak y empezaron a contar lo que Shayra había escuchado acerca del viento, así qué, buscaron a Meneklir hijo del hombre que todo lo sabe, que siempre andaba por los alrededores buscando hierbas, y remedios naturales, pues su padre fue también su gran maestro y por mediación de un conjuro, cuando Malak murió, paso a Meneklir todo lo que le faltaba por aprender para ser un gran hombre sabio, cuando este se enteró dijo que tenían que hacer la ceremonia del fuego, así que, al caer la noche encendieron una gran hoguera y cuando la luna estuvo en su punto más alto Meneklir dijo:

 - Todos sabeis quien es Garax, el que dura por siempre en el Desierto (porque los Daery comparaban el Desierto con la eternidad) el más temido de los guerreros de este y otros mundos, Garax antiguo Dios del Tiempo, el viento nos habla de Garax, pero no sabemos cuando llegará por estas tierras, solo hay una manera de evitarlo, hay que encontrar Yojaris que eran unas piedras que consideraban mágicas, pues en su interior se encontraba la Tierra, que el Tiempo no podía eliminar, podía transformarla, inundarla, quemarla, pero al final siempre quedaba la tierra y esto era como un amuleto sagrado para lo Daery, pero tenían que  llamar a antiguos Dioses como Garax a través de las llamas y sacrificar de entre todo su ganado, al más preciado, para los Daery era la vaca, pues de ella obtenían leche, carne y pieles para abrigarse, les costaba muchísimo criarlos y muchísimo más sacrificarlos pues, desde que nacían establecían un vínculo muy especial con este animal, les ponían nombres y no los sacrificaban sino era extrictamente necesario para vivir, nadie quería sacrificar ninguno y estuvieron discutiendolo hasta altas horas de la noche , entonces de entre todas las voces salio una,  la de Sharyke que era el hermano menor de Shayra y dijo alto y claro:

- Basta ya de discutir, así no arreglaremos nada, ofrezco a mi becerro Deloak que significa Hoja pequeña (para los Daery Hoja Pequeña era como para nosotros esperanza de vida) en sacrificio.

Se produjo un silencio y antes de que nadie pudiera replicar las llamas de la hoguera se alzaron tanto que casi tocaban el cielo y dos figuras se definieron y con agradable voz dijeron:

-Somos  Maishja Guardina de Vida y Yeyka Guardiana de la Luz de los tiempos antiguos, aceptamos a Deloak, pues sabemos que ayudaste a traerlo a este mundo y lo guardabas en secreto y escuchamos la promesa que le hiciste, que nunca permitirias que le pasara nada malo, y que nunca lo sacrificarias para tu bien, os concedemos entonces las piedras Yojaris que necesitais y a tí Sharyke te hacemos un regalo y a partir de ahora serás un Duende perteneciente a los seres elementales, ya no pertenecerás a los Daerys sino al mundo feerico, habitarás en la naturaleza junto con hadas, ninfas, elfos, trolls y demás seres mágicos, te llamarás Nebú Protector de la Naturaleza y dominaras los 4 elementos de este mundo, agua, tierra, aire y fuego y el mundo hablará de tí por los tiempos de los tiempos.

Así fue como gracias a Nebú Protector de la Naturaleza, los Daery pasaron inadvertidos a los ojos de Garax y aún ha día de hoy hemos oído hablar de Duendes, elfos y hadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario